Exoneración de deudas y la Ley de Segunda Oportunidad.

Exoneración de deudas y la Ley de Segunda Oportunidad.


La Ley de la Segunda Oportunidad es un proceso administrativo que entrega a determinadas personas la posibilidad de exonerar sus deudas. En otras palabras, es una herramienta legal con la única finalidad de negociar nuevas condiciones con los acreedores, incluso exonerar el total de las deudas.

Pero… ¿Quién puede disfrutar de la Ley de la Segunda Oportunidad?

Cualquier persona que se encuentre en situación de insolvencia, es decir, cualquier persona física que se encuentren en una situación de quiebra económica y no puedan hacer frente a las obligaciones de pago contraídas. La Ley de Segunda Oportunidad es una ley a la que pueden acogerse las personas físicas, tanto particulares como autónomos.

¿Qué requisitos son necesarios para poder acceder a la Segunda oportunidad?

Pueden disfrutar de este beneficio los deudores que no tienen patrimonio para hacer frente a las deudas, cuya deuda no supere los 5 millones de euros y siempre que actúen de buena fe. Otro requisito es que el deudor haya intentado realizar un acuerdo extrajudicial con los acreedores; que el deudor no haya sido declarado culpable por delitos económicos o sociales (autónomos) ni delitos contra el patrimonio, Hacienda Pública, derechos de los trabajadores o seguridad social; ni el deudor haya rechazado una oferta de empleo en los últimos cuatro años.

La obtención de los beneficios de la Ley de Segunda Oportunidad consta de dos fases: los acuerdos extrajudiciales y el beneficio de exoneración de las deudas.

El acuerdo extrajudicial consiste en una reunión para negociar las condiciones de la deuda. Se propondrá un plan de quita de deuda  y unos plazos para que el deudor pueda hacer frente a las deudas renegociadas, este proceso tiene una duración máxima de dos meses.

El beneficio de exoneración empieza en el momento en el que no se alcanza ningún acuerdo, en este momento el juez puede exonerar hasta el 100% la deuda. El beneficio de exoneración da pie a mecanismos como la dación en pago para las deudas hipotecarias.

Es importante que sepamos que las deudas contraídas con Hacienda y con Seguridad Social quedan excluidas de esta ley y que las deudas quedarán exoneradas para siempre una vez que hayan pasado 5 años, durante este periodo no se tienen que pagar, pero se puede revisar el caso y se debe cumplir el plan de pagos si se llegó a un acuerdo.  Además, un dato importante es que un deudor beneficiario de la Ley de la Segunda Oportunidad puede volver acogerse a ella siempre que haya pasado un mínimo de 5 años.

En definitiva, la Ley de Segunda oportunidad es una vía de escape para personas que, por diversas circunstancias, se encuentran en una situación difícil. El fin de esta Ley es dar a esas personas una opción de empezar su vida de nuevo, libres del estigma y del peso de tener que asumir unas deudas que no pueden afrontar.

En Ayala y Asociados creemos en las segundas oportunidades, vivir sin preocupaciones y sin deudas es la mejor forma de cambiar de vida. Si necesitas asesoramiento sobre la aplicación de la ley de la Segunda Oportunidad puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí. Estaremos encantados de poder ayudarte. Más de 30 años de experiencia y decenas de casos de éxito nos avalan.


Related Posts